capilla en villamiel

capilla en villamiel

capilla en villamiel

capilla en villamiel

piscina ávila

piscina ávila

piscina ávila

capilla en villamiel

capilla en villamiel 1

capilla en villamiel 2

capilla en villamiel 3

capilla en villamiel 4

capilla en villamiel 5

capilla en villamiel 6

proyecto

capilla

transparencia y opacidad

Una de las funciones más creativas a la que puede enfrentarse un arquitecto y que cuenta a su vez con un simbolismo único es la realización de un espacio religioso.

Realizar este tipo de proyectos para la oración, para la calma y la reflexión supone un cambio en la realidad existente. Es un proceso lleno de misticismo y refleja la elevación del espíritu.

Desde el primer boceto inicial, la celosía y el paso de la luz han sido la característica principal del proyecto, la entrada difusa de luz, un dialogo entre lo terrenal y lo celestial.

La volumetría exterior es un reflejo del interior. Bandas horizontales que alargan el paralelepípedo y lo distorsionan.

Exteriormente se refleja mediante una celosía perimetral y el brazo horizontal de la cruz la división en la nave producida por la entrada de la luz exterior en el interior, de la tierra, ese firme que pisamos, el suelo y el cielo. Es un conjunto, que pretende influir sobre el alma, sobre la percepción.

La entrada a la capilla se produce a través de un umbral con una doble altura, una entrada monumental que distorsiona la escala para luego verse reducida. Es un recorrido al aire libre que nos prepara para el acceso.

Una gran puerta de madera nos abre paso a la nave principal, un espacio rectangular cuya iluminación se produce por la celosía situada a tres metros de altura. La visión se dirige al altar elevado y a la cruz que rompe el paño posterior y a través de la cual por su eje horizontal entra la única luz que no se encuentra filtrada.

En el altar vuelve a contar con esa doble altura, pero cuya percepción cambia radicalmente de la situada al inicio del recorrido, con el umbral. Una capilla sencilla, minimalista que cuenta además con un aseo, cuarto de instalaciones y una pequeña sacristía. Apostando por un material tradicional que es el ladrillo, y que se encuentra presente en la tapia exterior que cierra la parcela. Con él se pretende filtrar la mirada contando con una doble piel que genera una trasparencia total al mirar por el hueco frontalmente y que se distorsiona al iniciar el movimiento.

 

Una volumetría que juega con lo oculto y lo mostrado. Una confrontación entre lo pesado y lo ligero. La transparencia y la opacidad.

arquitecto: miguel díaz martín

colaboradores: antonio alonso del hierro | daniel torres de la mella | ana hernández

año : 2018