concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso piscina fuensalida

concurso

piscina pública para fuensalida

la piscina que flota

De la resolución directa de un problema, salvar las grandes luces estructurales que conlleva el proyecto de una piscina cubierta, se plantea la idea generadora del proyecto, unas grandes vigas que forman parte de pórticos que regulan y organizan el proyecto. Este sistema estructural se moldea para conseguir que el volumen del edificio de la piscina vuele.

 

La potencia estructural se convierte en potencia formal cuando estas vigas se utilizan a favor de su funcionamiento mecánico para conseguir que un volumen flote aparentemente sobre un basamento.

Esta atractiva afirmación está fundamentada en el conocimiento del funcionamiento del sistema estructural propuesto a favor de la idea arquitectónica.

 

No es únicamente concebir un volumen aislado, sino un futuro espacio de relación.

Las conexiones con el resto de edificaciones y sus usos se tratan con delicadeza, estableciendo un entorno atrayente que se abre a la ciudad ampliando el espacio disponible de uso público, configurando una entrada que permite visualizar el edifico desde otra perspectiva.

 

Precisamente esta entrada es uno de los énfasis de la propuesta. Se genera un gran vuelo, gracias al sistema estructural de pórticos con el que se soluciona todo el proyecto, que atrae a las personas hacia el interior del edifico a través de una gran pieza que sirve de umbral entre el exterior y el interior, un gran espacio de recepción, transición y de relación protegido de las inclemencias del tiempo.

 

Así nace una relación estrecha entre lo material y lo natural.

 

Una geometría reglada, frente al organicismo aportado por la vegetación en el exterior.

Un volumen único que pierde sus límites gracias a ese horizonte que separa el mundo terrenal, la piscina, el agua, el zócalo de hormigón; del mundo aéreo, el volumen de chapa pesada perforada que flota y alberga en su interior las instalaciones de cubierta y las dobles alturas de los espacios principales.

 

Desde el punto de vista urbano el edificio se entiende como tres cuerpos: el zócalo, el hueco horizontal, y el volumen que flota sobre lo anterior, entendiéndose el edificio de una forma muy directa y sencilla.

 

Pretendemos  proyectar un edificio luminoso, de fácil mantenimiento, eficiente energéticamente, dándole importancia a la sombra y la iluminación natural indirecta y que a la vez tenga un coste de ejecución ajustado sin renunciar a las mayores prestaciones que debe tener una instalación de este tipo.

.

arquitecto: miguel díaz martín

colaboradores: antonio alonso del hierro | daniel torres de la mella | ana hernández

año : 2017

MENCIÓN DE HONOR